osmosis¿Por qué mi agua preferida sabe así y qué es eso? Si damos a probar diferentes aguas el agua por ósmosis inversa doméstica sería, sin titubear, la elegida por la mayoría de personas. Sin agua es imposible vivir. Suponemos que es algo que no requiere ya de más explicaciones.

Por lo tanto, si no ingerimos agua suficiente, es hora de replantearnos por qué. Que el agua no tiene sabor es algo que no es del todo correcto. Un agua sana, mantiene unas propiedades organolépticas agradables y saludables a todos nuestros sentidos. Se puede vivir varios días sin nutrientes, pero no sin agua.

Poder llevarnos a la boca agua con buen sabor y olor, nos garantiza una ingesta más abundante. Lo que equivaldría a facilitarnos la hidratación.

Agua del grifo sin tratar

Es muy difícil encontrar gente que admita “mi agua preferida es la del grifo”. A no ser que viva en zonas privilegiadas de España, como Madrid.

Sabemos que el agua del grifo es tratada y lo normal es que apreciemos rápidamente sus compuestos químicos. El cloro es es el habitual, sin perder de vista otros que se han ido mezclando con el discurrir del agua, a cuál más desagradable e insano. Sin hablar de su intolerancia en nuestra flora intestinal. Pero estos son casos extremos y aislados.

Muchos optan por hervir el agua del grifo antes de tomarla, aunque así no se eliminarán las sustancias químicas. Y en zonas de abundante agricultura se suelen filtrar nitratos desde los cultivos. Lo que sí puede ser un problema serio para nuestra salud.

Aguas de un pozo

Antiguamente, cuando todavía apenas conocíamos la industrialización, las aguas subterráneas podían ser potables después de una exhausta comprobación de su pureza, y una evaluación continua de la misma. Aún así, está sujeta a la contaminación por parte de animales que fallecen en ella debido a alguna enfermedad con los consiguientes problemas para quienes la toman.

Agua destilada

estas aguas han sido llevadas a altas temperaturas y al condensarse, de nuevo recogida. En este proceso el agua queda totalmente sin vida, y viene a ser apta para máquinas como por ejemplo planchas, humidificadores, etc, pero nunca para el organismo humano, ya que restaría minerales que tu cuerpo posee.

Agua por ósmosis inversa doméstica, mi agua preferida

Cualquiera que prueba y saborea el agua por osmosis inversa doméstica, obtiene de manera instantánea una gran sensación satisfactoria, tanto en su nitidez, como incluso en su paladar.

La claridad del agua, por lo tanto su color, es importante a la hora de no sentir rechazo al beberla, y su sabor natural sublime, sin cloros ni compuestos químicos hacen que nuestras papilas gustativas no se retraigan a la hora de ingerirla y más bien sea un placer tomar tantos vasos como queramos, necesitemos o sea conveniente para nosotros.

¡Apuesta por la vida! Apuesta por un tratamiento de agua que nos cuide, desde Valencia y con Aquafuentes. Prueba por fin mi agua preferida y dime si también será la tuya.

Abrir chat